viernes, 28 de diciembre de 2012

¿Por qué preguntamos qué hacer si ya lo sabemos?


Me hacen mucha gracia los libros de consejos. Libritos de dichos, de verdades universales profundas que esconden una gran sabiduría.

"Todo deseo estancado es un veneno" ...qué profundo. O este otro:
"De lo sublime a lo ridículo hay un paso"... qué agudo.

Te regalan esos libros, y ya parece que está todo dicho. Ya sabes de la virtud, del amor,  de la cobardía, de cómo ser feliz... De qué es el honor, la muerte, la amistad...

MENTIRA

Ojalá cada día, o cada semana aprendiéramos una sola cosa. Cuesta tanto aprender cosas nuevas...! Creemos que aprendemos, y que mejoramos, y que avanzamos...pero seguimos en el mismo punto. 

He llegado a una conclusión: La gente no quiere saber qué tiene que hacer para ser feliz. No lo quieren saber, aunque digan que sí.
No lo quieren saber porque ya lo saben. Y no lo han podido hacer.

Entonces vienen a terapia y te piden que les digas qué hacen. Pero las opciones que les ofreces no las prueban. Porque les cuesta, porque son difíciles. Porque en el fondo no lo quieren hacer.

El ser humano es muy complicado, y contradictorio. Nos gusta hacer lo que no podemos, lo que no nos dejan. ¡Lo que deberíamos hacer no nos apetece nada! Y así nos pasamos la vida, quejándonos y preguntándole al destino ¿Qué debería hacer, qué camino tomar? ¡Cuando ya lo sabemos! ¡Y no nos gusta!

¡¡¡Realmente lo que queremos es que nos den un camino que nos guste!!! Ésa sería la pregunta. ¡Dime que haga lo que quiero hacer! Eso es lo que realmente pedimos. Incluso en terapia.

Los pacientes en general saben lo que les conviene, sólo que no pueden hacerlo. Y las sesiones se convierten en un juego del ratón y el gato. Y lo importante no es que la persona cambie, sino que se de cuenta que no puede cambiar. Que se de cuenta que le gustan sus propios errores. Entender eso es fundamental. Integrarlo. Pasar el duelo por esa debilidad. Ver el defecto en cada uno.

Y sólo pasado eso, es cuando algo puede pasar.

martes, 16 de octubre de 2012

La eyaculación precoz resultado cultural

Desde los primates no homínidos (los más alejados del ser humano), la eyaculación ya sobreviene en menos de 10 segundos, en repetidas cópulas con movimientos pélvicos que oscilan entre 2 o 3 movimientos por segundo. (lo que es conocido como copular como un "mono")

La rapidez eyaculatoria ha sido una ventaja evolutiva en muchas especies, para aumentar la posibilidad de hembras preñadas (conejos, bonobos). También para especies agresivas donde la lentitud en la cópula puede entrañar peligro para el macho (felinos, arañas, mantis...). También en especies corpulentas donde la rapidez libera a la hembra de una pesada carga (paquidermos). Y por último animales con gran cantidad de depredadores que se exponen con la cópula a ser cazados.

Bien, hasta aquí, parece que no tiene nada que ver con el ser humano, efectivamente, es sólo la herencia filogenética, que da a la eyaculación precoz un éxito reproductivo.

Pero el ser humano es un ser social, cultural. Hay muchos que siguen insistiendo en que los instintos y la "naturaleza" hacen de la sexualidad algo reflejo. Falso.

La relación sexual humana, en la mayoría de los casos no tiene NADA que ver con la reproducción. Afortunadamente nuestra inteligencia nos ha hecho poder diferenciar el placer de la reproducción.

La sexualidad humana TIENE COMO OBJETIVO EN CASI TODA SU TOTALIDAD EL PLACER Y LA COMUNICACIÓN AFECTIVA. (a no ser que haya alguien que haya tenido sólo relaciones sexuales para concebir hijos, de esos casos tan reducidos por no decir inexistentes no hablo aquí).

Bien, dejando un lado la reproducción, la finalidad del sexo es placentera. ¿Pero para quién? Ahi voy.

En esta sociedad patriarcal, hasta el año 1948 (hace nada) en el Informe Kinsey, tan famoso, donde se recogía el comportamiento sexual de 8000 personasl (pionero en su época), los autores consideran superhombres a los que actualmente son eyaculadores precoces. Era una marca de "virilidad" eyacular pronto. Es importante por tanto saber de qué prejuicios venimos.

En ésa época la sexualidad femenina no importaba, basada en el acérrimo machismo y patriarcado donde las mujeres o eran asexuadas (esposas y madres) o eran inmorales y por tanto daba igual su sexualidad.

Es importante ver la falsedad de estas creencias que han sufrido las generaciones tan cercanas como la de nuestros padres. Es vital entender que no hemos cambiado tanto desde entonces.

Sólo desde el 1974, con el Informe Hunt, aparece por primera vez en la historia la necesidad de  alargar el coito para tener en cuenta el placer femenino. Ahí es nada. Hace menos de 40 años, es nuestra generación cuando se produce el cambio. No puede haber aún mucha evolución en este tema.

Actualmente, en 2012, seguimos en un modelo social de sexualidad llamado "Capitalista Permisivo", donde la sexualidad femenina es aceptada y valorada, pero en el que el varon se responsabiliza aún del placer de la mujer: si el varón consigue el orgasmo de la mujer se recompensa y se siente orgulloso de ser buen amante; si no lo consigue se angustia y tiene disfunción eréctil o eyaculación precoz.

Prejuicios actuales que mantienen la idea de eyaculación precoz como disfunción:

1. Se sigue considerando el coito como la tecnica principal sexual. Incluso cuando el orgasmo tiene múltiples vías para lograrse, y el coito tiene efectos secundarios a veces no deseados.

2. La vagina interna es insensible, para quien siga pretendiendo creer en el coito sobre todas las cosas. La estimulación erótica de la mujer se da en el clítoris, labios mayores, menores y la entrada a la vagina (el tercio exterior). (No se necesita la penetracion necesariamente para el orgasmo)

3. La mujer tiene antes los orgasmos debido sobre todo a su actitud hacia el sexo. A más positiva, más posibilidades. (no es: "a más veces se la meta mejor")

-->Por tanto la relación sexual satisfactoria es una relación relajada con estímulo clitorideo.

Pregunta: ¿qué tiene que ver tener eyaculación precoz, con tener una relación sexual satisfactoria para ambos? Nada. No son excluyentes.

Si se pueden realizar múltiples técnicas sexuales para lograr el orgasmo de cada uno y se pueden realizar varias estimulaciones o coitos... ¿Por qué se teme la eyaculación precoz?

Dentro de este marco entiendo que lo teman los que tienen una sexualidad restringida, clásica, carente de información y de empatía hacia el otro, no por culpa propia sino cultural.

La sociedad capitalista sigue haciendo mella en cada uno de nosotros y la publicidad nos enseña día a día ejemplos falsos de sexualidad, insanos (sin protección contra enfermedades), sin respeto al posible embarazo (sin preservativo), sin empatia con el otro, sin respeto y con violencia (violaciones), y desde la óptica machista dominadora (casi toda la pornografía).

La terapia sexual incide en desmontar todos estos mitos, prejuicios, miedos, mentiras, inseguridades que parece que NADIE está destinado a enseñarnos. La sexualidad, como todas las conductas humanas, también se aprende.

Y como el ser humano hace mucho tiempo que bajó del arbol, tiene una interrelación con los demás más profunda que la mera penetración. Que EL PRINCIPAL ÓRGANO SEXUAL ES EL CEREBRO. Que las personas somos mucho más complejas que un mono, y afortunadamente tenemos posibilidades mucho mayores de lograr placer y comunicación afectiva que ningún otro animal sobre la faz de la tierra. Ahí es nada. Y nos empeñamos en ser simples monos.




miércoles, 10 de octubre de 2012

Miedo a ser como somos

Nos pasamos la vida intentando cambiar.

Nos avergonzamos de nuestros defectos.

Nos culpabilizamos de nuestros sentimientos...¿por qué?

El ser humano tiene cada vez más herramientas, más información, más sabiduría... (o una parte del mundo más afortunada por lo menos). Somos cada vez más complejos, más sensibles, más profundos. Se potencia la empatía, el diálogo, el conocimiento... y sin embargo los sentimientos siguen estando mal vistos.

Vivimos en un mundo en el cual los sentimientos siguen siendo de personas "débiles", sensibles, "blanditos". Las personas se avergüenzan de ir al psicólogo, se culpan de sentirse mal, tristes, de darle vueltas a las cosas.

Cuando alguien dice "quiero dejar de ser tan tímido", es como si además de sufrir los problemas de relaciones sociales, tuviera que avergonzarse de ser como es.

Cuando alguien dice "no me tenía que haber enamorado", se está censurando de sentirse como se siente, como si eso fuera una voluntad.

Nos pasamos la vida intentando ser quien no somos. No digo que sea malo mejorar, no es eso. Lo malo es odiarnos, avergonzarnos, culpabilizarnos. Eso justo, es lo que nos impide cambiar. ACEPTAR es lo más difícil de hacer. Una vez aceptas, ya está todo hecho. Te puede llevar toda una vida aceptarte.

Cuando sufrimos nos sentimos mal por sufrir, y además por generarnos ese sufrimiento. Es doble el proceso. La primera parte la podríamos superar, la otra no es necesario, no es nuestra culpa.

Nos dominan los sentimientos. Aunque no lo sepamos. Muchos lo disfrazan de razón, y razonan algo para conseguir lo que sus sentimientos le marcan. Otros sienten mucho y se culpan. Otros no sienten (aparentemente) y se ríen de los sentimientos de los demás. Pero todos necesitamos las mismas cosas: que nos quieran.
Y no es éste el blog amoroso, sólo que se nos ha olvidado qué nos hace feliz. Nosotros. Aceptarnos, no contarnos una película de cómo somos. No contársela a otros tampoco.

Estamos tan acostumbrados a mentir, a ocultar, a "protegernos" que la vida es un entramado de falsedades. Y todas son por miedo. El miedo es el arma más poderosa, pero en realidad no es nada, sólo miedo. Ya lo conocemos. No hay nada detrás.

Todo por no mostrar nuestra vulnerabilidad. Y qué tonteria!! Si todos somos vulnerables! No hay nadie que no lo sea. Así que de esto se trata la vida, de que todos queremos protegernos y cada uno cuenta su película. Somos todos iguales protegiéndonos de que no nos hagan daño pero fingiendo que no es así. Y sí es así. Es de locos. O patético.

Por eso hablar de las debilidades es de valientes. Porque todos las tenemos y aceptarlas es tener un arma muy poderosa.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

El suicidio se puede prevenir


Hay cosas que ocurren diariamente y desconocemos. Sucesos importantes y que son silenciados voluntariamente, sin explicar, sin describir, y lo peor, sin solucionar.

Los medios de comunicación, desgraciadamente, son casi las únicas fuentes de información de las que nos fiamos, y creemos que son veraces. Por desgracia esto es falso.

Estamos acostumbrados a ver en la TV cantidad de homicidios. Según el Instituto Nacional de Estadística, en el año 2010 se sucedieron en España 329 homicidios. Parecen demasiado pocos para todas las malas noticias, que día a dia se empeñan en mostrarnos los telediarios. En este sentido, están exagerando la realidad.

Ahora va otro dato aún más sorprendente: en el 2010, en España hubo 3145 suicidios. Impactante. Real como la vida misma y más desconocido imposible. Hay 10 veces más suicidios que asesinatos.  Y sin embargo es una información ausente.

Ademas, por cada suicidio consumado, hay detrás 20 intentos de suicidio no fructífero.
 ¿Qué significa esto? La cantidad de sufrimiento que las personas padecen sin apenas apoyo, transparencia ni claridad en la sociedad. Que cuando alguien tiene ideas suicidas cree que no le pasa a nadie más, piensa que está solo cuando no es así, cree que nadie le puede ayudar cuando no es así. Que los familiares no lo pueden hablar con nadie porque es un estigma, un tabú. No hay derecho.

¿Por qué se da tanta publicidad a otras muertes violentas cuando el suicidio es la primera causa por muerte violenta en el mundo, que supera a las muertes por guerras y homicidios juntos?

Me parece impensable que un problema de tal magnitud se silencie. ¿Cuánta gente está detrás de todo este sufrimiento y lo sigue manteniendo como un tabú?

Todo lo que se silencia se enquista. Si no se habla de algo, no existe, y por supuesto no se soluciona.

Es importante que el suicidio deje de ser un tema tabú. Es necesario hablar de las causas por las cuales se puede producir. Hay que darle entidad a este tema como algo importante, hay que ayudar y comprender a estas personas y a sus familiares.

Todas los demas tipos de muertes se han reducido, pero no se hace nada por los sucidios.
Es importante empezar a preocuparnos de qué  le lleva a una persona a perder la esperanza. Hablar de suicidio no provoca suicidio. Conocer es comprender.

Llevamos años oyendo hablar de los accidentes de trafico, y cómo prevenirlos. Y en el año 2010 hubo 2327 muertes por accidente de tráfico (casi mil menos que suicidios). Y gracias a todas las campañas de prevención de accidentes están disminuyendo los fallecidos.

¿No sería importante entonces hablar del sufrimiento individual de las personas que piensan en quitarse la vida? Hay que conocer los factores de riesgo, la desproteccion, la mala vivencia emocional en la infancia, la vulnerabilidad individual, la poca red social y los pocos factores protectores que tienen.

Que esto es algo de los paises industrializados, es una responsabilidad del progreso. Que 6 de los 10 países con mayor índice de suicidios son de la Unión Europea. Que nos compete, que es un resultado del desarrollo, no podemos dejarlo a su suerte.

En los últimos 10 años, 1 de cada 20 adolescentes se ha quitado la vida voluntariamente. Es lo suficientemente importante para preguntarse el por qué.

Ser más sensibles a los problemas, que nos importe el otro, dar una voz de alarma si se conoce algún caso, que no es cierto que quienes lo dicen no lo hacen.

Que todo el mundo tiene un motivo, o varios por el cual lo hace, se puede conocer y se puede solucionar.

Entender que es un camino muy difícil por el que pasan y es porque no encuentran otro, ayudarles a encontrar otra salida.

Apoyar a los familiares.

Tratar el tema con respeto, pero hablar de ello, y siempre pensar que se puede hacer algo para ayudar. Siempre se puede hacer algo. No es imposible.


Para más información sobre el tema: www.redaipis.or (Asociación de Investigación, Prevención e Intervención del suicidio)

viernes, 14 de octubre de 2011

LA MENTE NOS MIENTE

Distinguimos al ser animal del racional. Nosotros somos, obviamente, racionales, y esto parece ser que esta por encima del ser animal. Bien, pues no es asi.
Cuántas veces nos ha dolido la cabeza porque estamos trabajando más de lo necesario (el cuerpo, la parte animal es la que nos avisa y es lógica, la mente nos fuerza a seguir)
Cuantas veces tenemos angustia al hacer algo que no queremos, y ese algo nos lo ha dictado la razón, la lógica. Y otra vez el cuerpo nos recuerda que eso no nos gusta.
Menos mal que existe la depresión, si no, nos moriríamos. La depresión nos indica que algo va mal, ya que no hemos sabido verlo a tiempo.
Un ataque de pánico, un asma, nos está hablando del miedo tan grande que tenemos a algo. Y no habíamos sido capaces de darnos cuenta con sólo la cabeza. Menos mal que tenemos cuerpo, y lo más importante, que el cuerpo no nos suele engañar.
Lo peor es que si seguimos a rajatabla a la razón, no seremos felices. La razón es la mitad de lo que somos. Faltan los deseos, los sentimientos, que son los que nos guían a la verdadera felicidad.
Una vida "razonable" no es sino una vida vacía. El ser humano no se define únicamente por la razón, de hecho al contrario, cuando hablamos de alguien muy humano, decimos "que persona más impulsiva, le mueven sus deseos, sus sentimientos".
Alguien que se ha dedicado a hacer lo correcto, podemos decir que no ha vivido. Ha hecho como si. Ha encorsetado su vida en los parámetros de la lógica. Será una persona educada, correcta, pero lleno de miedo. Miedo de salirse de la idea que tiene de sí.
Los deseos no son malos, existen queramos o no. Reconocerlos e intentar cumplirlos de la manera más lógica posible sí es nuestro cometido. Tacharlos porque son ilusorios es tacharnos a nosotros mismos.
No sé por qué vemos como sinónimo de razón lo que esta ordenado, es lógico y está argumentado. La razón puede ser la más loca de las ideas, eso sí, civilizada y disfrazada de orden.
No tengamos miedo a ser locos, tengamos miedo a no serlo!
Que no nos de miedo reconocer nuestros ideales, no avergonzarnos de ellos. Es el primer paso para en un futuro poder cumplirlos.
Las personas somos muy creativas, cuando tenemos la relajación suficiente. Hay gente que muere sin haberse dado tiempo. Confiemos en nosotros, tener fe en uno mismo, quererse y permitirse el cambio, probar caminos nuevos.
Nos morimos habiendo caminado apenas unos pocos senderos. Hay muchos por recorrer, muchos vacíos, por los que nadie se ha atrevido. Quiero vivir cosas y no sólo decir "he tenido miedo".

sábado, 19 de febrero de 2011

Pruebas del inconsciente

Ayer me ocurrieron dos cosas, que me probaron la existencia del inconsciente. (No es que no creyera en él, pero ayer, casualmente, tuve 2 pruebas)

Estaba archivando partes de baja en mi trabajo, y estaba con el apellido Galaer. Y mientras metía las ficha en su carpeta, de repente, mi imaginación se puso a recrearme un sitio. Pensé ¿qué es lo que tengo en la cabeza? Y vi que era un restaurante, con plantas, y me acordé del restaurante: Gala.
Entonces miré la ficha que estaba archivando y lo entendí. El apellido era casi el mismo nombre. Yo no me había dado cuenta, pero mi inconsciente sí, y se puso a recrearme el espacio, sin mi consentimiento.

Esa misma tarde, saliendo del trabajo, (tendrá que ver el trabajo con el inconsciente? jeje) iba andando y vi a una chica toda vestida de morado. No la veía bien, y pensé ¿Quién podrá ser? ¿La conozco? Y de repente me viene a la memoria que esa misma mañana, había visto a mi compañera, vestida toda de morado. Si me hubieran preguntado ¿Cómo ha venido vestida hoy mi compañera? No habría tenido ni idea. Sin embargo, mi cerebro lo guardó en un sitio de difícil acceso. Y al relacionarlo con algo, salió.
No era la misma chica la que yo vi, pero me hizo asociarlo, y la información, que estaba en un lugar de mi mente, pudo salir.

Tenemos cantidad de información de la que no somos conscientes. Retenemos cantidad de datos importantes y superfluos en nuestro cerebro. Pero no tenemos la llave de dónde estan guardados.
Personas que de repente te caen mal y no sabes por qué, gente de la que te fías y no hay datos concretos que te lo avalen... Nos mueve cantidad de información de la que no somos conscientes...

sábado, 20 de noviembre de 2010

Las polaridades

Creemos que no se puede ser A y no A. No parece lógico.

Cuantas veces ocurre que alguien que conocemos se comporta de manera opuesta a lo que solemos ver de él, y decimos cosas como "estaba fuera de sí", "no parecía él". Es decir, negamos a la persona y negamos lo que vemos, porque indudablemente sigue siendo ella.

Actitudes como esa son las que no dejan crecer a la person. La censuramos porque no vemos lo que solemos ver de ella. Queremos seguir viendo lo mismo a lo que nos tiene acostumbrados, la atrapamos en ser buena, amable, considerada... y si un día es agresiva, asertiva y confronta, la retiramos nuestro afecto y la "obligamos" a que siga siendo más cómoda para nosotros.

Todos somos buenos y malos, agresivos y retraídos, alegres y tristes. Pero nos identificamos sólo con un lado de la polaridad y el otro nos lo censuramos.
Cuanto más podamos ser los 2 polos, más viviremos y más sentiremos. Y son alternativas de solucionar problemas de forma diferente. Cuantas más tengamos, más formas diferentes de vivir. Cuantas más opciones tengamos, mejor elegiremos.

Es por eso muy importante el ensayar, el teatro. Hacer "como si" ayuda a probar otras formas que o la sociedad o nosotros mismos no nos permitimos.

Hacer de alguien desinhibido para un tímido, será un alivio, una liberación para poder afrontar la vida más sanamente.

Poder llorar para alguien que siempre tiene que ser el fuerte es un descanso.

Pedir ayuda en vez de ayudar siempre es útil, y necesario.

Hacer las cosas uno mismo, en vez de esperar a que lo hagan los demás, es liberarse.

Enfadarse cuando se esta acostumbrado a ceder, es hacerse valer, confiar en uno mismo y protegerse.

Reírse de la vida en vez de estar siempre preocupado, es sano.

Preocuparse cuando siempre se es superficial es muy útil, concienciarse es necesario para vivir más plenamente.

Pasar de otra persona cuando siempre respondes a demandas, es darse espacio a uno mismo, hacerse caso.

Decir "no" es empoderarse de la propia opinión, cuando siempre importan las de los demás.

Decir "si" es aceptar la vida para alguien que nunca se compromete.

Todo es necesario, A y no A. Todo es posible, y todo eso somos cada uno.
Aunque sólo saquemos una cara, la más adecuada, o la que nos han aceptado, o la que nos ha dado menos problemas.
Pero la otra cara también somos nosotros aunque no la conozcamos tan bien.
Sacar la parte negada es liberarse, reconocer lo tapado es tolerarnos con lo bueno y con lo malo. Sobre todo con lo malo, que es lo más difícil de tolerar.

Tapar los defectos no nos hace no tenerlos, sino no poder mejorarlos. Cuando algo lo silencias se enclaustra, se enquista. Sacarlo a la luz es conocerlo, aceptarlo y pulirlo, que no eliminarlo, porque es imposible. Todos tenemos nuestras sombras, y moriremos con ellas. Pero aceptarlas supone dejar de tenerlas miedo.

Todo esto es muy fácil de decir, pero no de hacer. Porque para dar a conocer a los monstruos, tendremos que pagar un precio. Dejaremos de ser queridos por amigos, familiares. Seremos odiados o apartados por otros. Nosotros mismos viviremos una etapa de verguenza y de miedo. Pero luego podremos ser libres. No habrá miedos a no mostrarse, no habrá que pagar precios para que no te descubran. No habrá que fingir ser lo que uno no es.

Será conciliarse con uno mismo, aceptando que no se es el mejor, pero sí yo, que ya es bastante.