viernes, 28 de diciembre de 2012

¿Por qué preguntamos qué hacer si ya lo sabemos?


Me hacen mucha gracia los libros de consejos. Libritos de dichos, de verdades universales profundas que esconden una gran sabiduría.

"Todo deseo estancado es un veneno" ...qué profundo. O este otro:
"De lo sublime a lo ridículo hay un paso"... qué agudo.

Te regalan esos libros, y ya parece que está todo dicho. Ya sabes de la virtud, del amor,  de la cobardía, de cómo ser feliz... De qué es el honor, la muerte, la amistad...

MENTIRA

Ojalá cada día, o cada semana aprendiéramos una sola cosa. Cuesta tanto aprender cosas nuevas...! Creemos que aprendemos, y que mejoramos, y que avanzamos...pero seguimos en el mismo punto. 

He llegado a una conclusión: La gente no quiere saber qué tiene que hacer para ser feliz. No lo quieren saber, aunque digan que sí.
No lo quieren saber porque ya lo saben. Y no lo han podido hacer.

Entonces vienen a terapia y te piden que les digas qué hacen. Pero las opciones que les ofreces no las prueban. Porque les cuesta, porque son difíciles. Porque en el fondo no lo quieren hacer.

El ser humano es muy complicado, y contradictorio. Nos gusta hacer lo que no podemos, lo que no nos dejan. ¡Lo que deberíamos hacer no nos apetece nada! Y así nos pasamos la vida, quejándonos y preguntándole al destino ¿Qué debería hacer, qué camino tomar? ¡Cuando ya lo sabemos! ¡Y no nos gusta!

¡¡¡Realmente lo que queremos es que nos den un camino que nos guste!!! Ésa sería la pregunta. ¡Dime que haga lo que quiero hacer! Eso es lo que realmente pedimos. Incluso en terapia.

Los pacientes en general saben lo que les conviene, sólo que no pueden hacerlo. Y las sesiones se convierten en un juego del ratón y el gato. Y lo importante no es que la persona cambie, sino que se de cuenta que no puede cambiar. Que se de cuenta que le gustan sus propios errores. Entender eso es fundamental. Integrarlo. Pasar el duelo por esa debilidad. Ver el defecto en cada uno.

Y sólo pasado eso, es cuando algo puede pasar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada